Push! Push!

Ir abajo

Push! Push!

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 12, 2014 6:42 pm

Segunda etapa.

Después de unas semanas, investigaciones y muchas revistas sobre maternidad, casi había dominado todo el arte de la crianza. Se había decantado comprando ropa y jugado con la pequeña robot como si se tratara de una bebé de verdad. Simone, le había puesto en un sencillo juego de palabras que explicaban su origen, derivado de "simulación", no había mejor descripción para su hija.

Si las primeras semanas habían ido de maravilla, esperaba estas fueran mucho mejor, ya que no tendría que ir por la calle exponiendo un vientre abultado y dejando con dudas a la gente que la conocía. Ahora tendría más libertad así como más responsabilidades. Tomó a la pequeña Simone y la acunó en uno de sus hombros, aún desconcertada cuando el robot actuaba de una manera completamente desconocida para ella. Su mejor aliado era una pañalera, que contenía todos los accesorios para Simone y para su nuevo bebé. Como si uno no fuera suficiente, Lorraine y Victoria se enfrentarían a dos pequeños llorones.

Los pequeños descansaban tranquilamente, lanzando algunos suspiros robóticos quedando en paz hasta dormirse. No estaba mal, pensó. Podría ser una buena madre, o en todo caso, buena niñera.

-Nada mal, ¿eh? Podemos tener uno de verdad- le dijo bromeando a la rubia, aunque no consideraba la maternidad, al menos no próximamente.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Push! Push!

Mensaje por Invitado el Miér Abr 23, 2014 11:18 pm

Muerdo mi labio mientras acunaba al pequeño monstruo que ahora tenía que cuidar. Agradecía el hecho de que ya no tenía la panza falsa y no tenía que dejar el trabajo ni sonreírle a las personas sorprendidas que obviamente me seguían y se preguntaban cómo demonios había hecho para ocultar tremenda panza en las últimas fotos. Ruedo los ojos, a veces los chismes eran únicos.

Camino de un lado a otro con Francisco en brazos (le había puesto porque siempre había tenido un no sé qué con ese nombre y ahora había sido el momento perfecto para usarlo) aprovechando que Victoria atendía a Simone mientras intentaba hacer que el bebé se tranquilizara o terminaría despertando a su hermana robot.

Sonrío cuando escucho los pequeños ronquidos de Francisco sobre mi hombro y con mucha tranquilidad le dejo al lado de Simone y limpiarle su rostro lleno de lágrimas y mocos. Asiento escuchando a mi compañera- Si no te molesta, terminemos primero con estos- rio levemente. No me parecía mala la idea, definitivamente el tener una familia estaba incluido en mis planes pero para eso primero tendría que encontrar al compañero “perfecto”.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.