The Back Of Your Mouth [IKP Klaus]

Ir abajo

The Back Of Your Mouth [IKP Klaus]

Mensaje por Invitado el Mar Mar 11, 2014 3:00 pm

El aire golpeo mi rostro con fuerza y el aroma de mar invadió mis orificios nasales haciendo que soltara un jadeo por el frío que había pegado directamente en mi piel estremeciéndome antes de que poco a poco mi cuerpo se acostumbrara a la nueva temperatura del ambiente y cruzo mis brazos mientras le ponía los ojos en blanco a la espalda de Mason mientras me regañaba y me hacia prometer que me quedaría en el lugar a esperarlo ¡JÁ! sí, claro que lo haría, el mismo día que el infierno se congelara, llovieran patos y los cerdos volaran pero después de recordar, parcialmente, lo que acababa de hacer suceder con kenneth y si le agregamos el hecho de que probablemente Mason estaría enojado y muy curioso por lo que había escuchado decidí que mejor sería portarme bien, o al menos intentarlo, por lo que después de medía hora de ausencia del rubio suelto un gruñido de frustración por que el aire frío no ayudaba a que mi cabeza se despejara por el contrario, mi cuerpo me pedía aunque sea una copa mas, la misma que supuestamente ya debería estar tomando. Probablemente la morocha esa lo había engatusado de nuevo y como siempre, la sangre se le fue a su otra cabeza. Ruedo los ojos y hago mi camino hacia el interior del lugar antes de volver a quitarle una copa a un mozo.

Camino entre las personas tambaleándome ligeramente en mis tacones buscando con quien quemar mi spot, buscando al indicado. No conseguiría a cualquiera a quien no consideraba lindo. No es que era discriminadora pero si tenia que hacer esto quería disfrutarlo y estaba lo suficientemente borracha como para no importarme si era un conocido o no, claro que si era alguno que ya conocía de antes mil veces mejor, así me evitaba cualquier incomodidad que pudiese arruinarme más la noche.

Sonrío cuando veo a Klaus acompañado de una chica a la que en estos instantes no reconocía ni me importaba y paso mi mano por mi cabello peinandolo hacia un lado en un movimiento despreocupado antes de acercarme a ellos - Hola- sonrío con mi mejor sonrisa y beso la comisura de los labios del rubio- me temo que tendré que robártelo- muerdo mi labio divertida y descarada desechando rápidamente a la señorita que se encontraba presente sin prestarle atención, algo que en otras circunstancias no lo haría antes de jalarte conmigo hacia una de las habitaciones designadas. Termino mi copa y se la doy a una persona que pasaba por ahí lo suficientemente borracha para no importarme quien era- pensé que podrías ayudarme- susurro cerca de tu oído antes de entregar mis tarjetas y abrir la puerta designada. En estos momentos lo único que quería era olvidar mi patética vida sentimental y mi matrimonio fracasado, sin contar el hecho de que cada que me encontraba con Kenneth de su boca solo salían amenazas que me daban escalofríos por toda mi columna. Muevo la cabeza para deshacerme de esos recuerdos y tomo tu rostro entre mis manos para juntar mis labios a los tuyos como indicaba la tarjeta roja.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: The Back Of Your Mouth [IKP Klaus]

Mensaje por Invitado el Jue Mar 13, 2014 5:16 pm

Klaus se lamió la boca y saboreó el lápiz labial de Caroline. Pegajoso. La había perdido después de que dieran un par de vueltas rápidas alrededor del salón, besándose con la languidez de los que confían en que el otro absolutamente no va a robarles el corazón, y luego se habían dejado ir con sonrisas cómplices. Cortados de la misma tela, Caroline y él; le atraían los bordes afilados que sugerían una crueldad casual cuando la enfadaban. Los enemigos de Klaus, por supuesto, generalmente eran también los enemigos de Lucian y solían tener terribles fortunas (como aquél chico que llevaba sombreros graciosos y había sido descubierto en el asiento trasero de un auto reportado robado dos horas atrás con un tiro en la frente y pólvora en los dedos). Pero las posibilidades existían. A veces fantaseaba con decirle exactamente lo que hacía cuando debía dejarla temprano —y entonces recordaba que Caroline cargaba su apellido como quien lleva una corona y decidía que no era justo el repartir sus agobios. No se arrepentía, exactamente, pero en momentos como ése —cuando el universo parecía resbaladizo con placer y lujo— la envidiaba. Era un ansia vieja; Klaus y la envidia eran buenos amigos. Sabía tragársela y devorarla y esconderla perfectamente.

La visión de Audra, besando a Lucian feroz como un animal atacando, le apretó la garganta. No eran celos, exactamente. Incomodidad, tal vez - porque sólo había visto a Lucian con dos tipos de chicas antes: con las que se podría acostar, como las peculiares amigas de clase alta y las bailarinas exóticas, y Sophie, a quien mantendría cerca por el resto de su vida incluso si tenía que abrir a media docena de santos de garganta a tripas. Para distraerse, tomó la mano de una chica que revoloteaba entre un par de grupos como un colibrí, envuelta en seda del color del mar cuando el sol está en su punto más alto. Tenía el espíritu libre y no le preocupó que un desconocido la invitara a bailar sin una palabra. Giraron y practicaron dramáticos movimientos, tambaleándose. Klaus se sentía borracho de pura euforia. Fue entonces cuando apareció Lorraine, quien en términos precisos podía ser descrita como el sueño hecho carne y hueso de cada adolescente. Su boca se curvó, incitadora, cuando se insinuó entre Klaus y su improvisada pareja, y esos labios tentadores se acercaron a él y le besaron la esquina de la boca, como buscando el último beso escondido de Peter Pan. Algo en su exuberante confianza —el sinuoso movimiento de sus caderas, como el mapa camino al cielo— lo interesaba de una manera que pocas chicas lo conseguían

(audra)

y por lo tanto no dudó en seguirla, disculpándose con una sonrisa. Lorraine lo guió a una de las habitaciones designada para visitas rápidas. Se besaron de nuevo, largo y lento. Saboreó el toque agridulce de la bebida de la que se había deshecho con despreocupación, le rodeó la cintura con las manos, la atrajo hacia sí. Suavizó sus movimientos casi frenéticos; divertido, tomó la tarjeta de Lorraine sin mirar, riéndose en su boca.

No nos habíamos visto desde el incidente en la cafetería —murmuró, refiriéndose delicadamente a la ocasión en que Lorraine había sido acosada por un par de idiotas buscando asaltar un café. También había sido entonces que le había pedido que sedujera a Caroline (no había dado razones, y Klaus no había preguntado porque a) le había ofrecido un montón de dinero, b) era terriblemente guapa y por lo tanto le era fácil distraerle, y c) podía averiguarlo sólo)—. Luces encantadora, Lorraine. —Y te ves a punto de llorar, debajo de toda esa agresividad tan sexy.

A veces desearía no tener una conciencia: atrofiada, pero todavía viva y ruidosa.

Ven aquí —sugirió, voz suave. La abrazó, respirando su olor a chica y perfume y el más vago toque del aftershave de alguien (¡aha!). Besó su cuello, primero con la boca cerrada, después abriendo los labios y lamiendo una larga línea mojada desde el punto escondido detrás de su oreja y bajando hasta casi su clavícula.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: The Back Of Your Mouth [IKP Klaus]

Mensaje por Invitado el Jue Mar 20, 2014 11:24 pm

Sonrío sobre tus labios sintiendo tu risa y trato de reír sin preocupaciones ni tormento como el beso que acababa de darte hasta que habías tomado el control haciéndolo más suave, pero se me hacia imposible. Tenia muchas cosas por desquitarme y quizá estaba siendo muy mala en usarte pero esperaba que no te ofendieras.

Asiento levemente escuchando lo que dices pasando mi lengua levemente por mis labios, saboreando el sabor que los tuyos acababan de dejar- lo sé, fue un día realmente lleno de sorpresas- me encojo de hombros y paso la yema de mis dedos por el borde de la cama mordiendo mi labio avergonzada ¿Qué estaba haciendo? definitivamente este día estaba lleno de desinhibiciones. Primero era una completa grosera con Kenneth y luego secuestraba a Klaus, sin realmente importarme, para besarle como si el mundo se fuese a terminar.

Muchas gracias, tú tampoco estas nada mal- sonrío pasando mi mirada por todo tu cuerpo. Tenia la seguridad de que si Klaus no fuese un amigo podría pasar algo, pero solo si no le agregamos el hecho de que tenia una leve sospecha de que le importaba alguien por el simple hecho de tener un "no sé qué" en su mirada, la misma que tenia kenneth en la suya cada que hablaba de Carol.
Suelto un bufido de frustración. Ya ni estaba segura de cual fuese la razón para pedirle que sedujera a la rubia, quizá en ese momento kenneth aún me importaba aunque sea un poquito y estaba con las intenciones de cambiar el punto de vista que tenia sobre mi pero eso definitivamente había cambiado después del encuentro en la estación y la de hace una hora. Ahora lo único que deseaba era estrangularlo muy lentamente y con dolor.

Alzo la mirada al escucharte y sonrío agradecida mientras me acercaba. Todos decían que Klaus no tenia conciencia pero existía, muy al fondo, pero la tenía y sabia que podía confiar en él al igual que confiaba en Lucian y Mason. Te abrazo fuerte sabiendo que en mi rostro se ve completamente mi estado de animo pero todo queda olvidado en cuanto suelto un suspiro y me estremezco a sentir tu beso, justo en mi punto débil. Cierro los ojos encogiéndome levemente al sentir tu lengua recorriendo mi cuello sin poder evitar presionar tu cintura buscando acercarte más. A este paso no me importaba nada y solo Dios sabía como terminaría esto.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: The Back Of Your Mouth [IKP Klaus]

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 22, 2014 12:14 pm

¿Qué es lo que vuelve diferente a una mujer hermosa?

Mira a Lorraine. Había toda clases de chicas en el mundo, listas y tontas y rápidas y densas y había rubias de ojos lánguidos y besos mojados y morenas de lenguas como navajas y curvas como escaleras al paraíso. Lorraine era su belleza, era lo que utilizaba para definirse a sí misma cuando le pedían que se describiera. O, por lo menos, era lo que insinuaba que era cuando otros la miraban de cerca, estudiando toda esa piel dorada y el cabello pesado y la carga sedosa de su sonrisa en el aire, electrificando todo. Después de Geneviéve —la primera chica de la que se había enamorado de verdad, cuando tenía quince años y poca idea de cómo protegerse de chicas que te hacían temblar cuando sonreían—, se había cuidado mucho de escoger chicas que eran como Lorraine: deslumbrantes con la seguridad de que el simple acto de apartarse el cabello de la cara podía embelesar a alguien desprevenido, y sin embargo inconsciente de la tirantez detrás de su mirada, como si estuvieran apretando su corazón en todo momento. Lorraine estaba enamorada, pensó Klaus, con un súbito bajón de ternura que lo empujó a abrazarla como uno abraza a un niño; sin reserva y murmurando tonterías encandiladas, Lorraine estaba enamorada hasta la médula o lo había estado alguna vez y no estaba lista para dejar ir ese cariño que la volvía líquida y suave, derretida.

¿Qué es lo que te hace la belleza, Lorraine? Supuso que se había acostumbrado a hacer cosas así — a tener que negociar por el afecto que todo ser humano necesitaba con ese rostro precioso. Pretendía que no iba nada mal y luego discutía o flirteaba y se empujaba a sí misma a recuperarse utilizando a los demás como armas para afilarse. Se preguntó si Dinah hacía lo mismo — si todo ese hielo en su expresión, la escarcha en sus pestañas y sus labios azules, venían de haber sido herida tan profundamente que cuando se movía brusco podía sentir la sangre corriendo otra vez. Lorraine estaba enamorada — de Kenneth, pensó, y le dieron ganas de reír igual que cuando veía a esa pequeña chica rubia del burdel seguir a Lucian con la mirada porque le resultaba impresionante que alguien pudiera interesarse así en los hermanos Morgan, ni hablar de Lorraine o Caroline — y era diferente, era terriblemente diferente, besar a alguien cuando estabas enamorado y cuando alguien estaba enamorado de ti. Casi podía saborear la amargura.

Me alegra que vinieras a verme —dijo después de una pausa que se alargó hasta que el ambiente adquirió una leve incomodidad. No sabía cómo consolarla adecuadamente—. A buscarme, mejor dicho. Siempre estoy contento cuando te dignas a agraciar mi día con tu presencia —bromeó. Le apartó el cabello de la cara, tirando de un mechón como un niño de once años que por primera vez piensa que la chica de las trenzas no parece tan tonta y no sabe qué hacer con ese conocimiento—. Lorraine, estás...

Si le preguntas si se encuentra bien, te odiará para siempre. A nadie le gusta que lo vean llorar.

... estás tan guapa que no sé qué decir —continuó con apenas un tropiezo—. Pero creo que te verías más guapa si sonrieras un poco —como para demostrar, le sonrió de vuelta: abierto, divertido con la vida, un poco burlándose de sí mismo. Puro Klaus—. Ya sabes lo difícil que es lograr que Lucian deje su aire malhumorado, necesito que alguien se vea feliz al verme.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: The Back Of Your Mouth [IKP Klaus]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.