Please Kill Me: The Uncensored History Of One Tragedy ► Lorraine

Ir abajo

Please Kill Me: The Uncensored History Of One Tragedy ► Lorraine

Mensaje por Kenneth A. Morgan el Mar Abr 01, 2014 4:03 pm

Probablemente seria la tortura de su vida, seria la peor experiencia, comenzaba a creer que la chica cotilla lo había hecho a propósito para que el rubio viviera su pesadilla en carne y hueso, aun no podía creerlo y a pesar de que desear renunciar fue su primer impulso, como la persona madura que era acepto la nada agradable broma que le habían jugado, por lo menos no le tocaba la mala fortuna de jugar el papel de la madre, de ser así seguramente estaría en su propio funeral en lugar de acomodar sus cosas en el lugar donde viviría un mes. Siempre era afecto a participar en las obras benéficas ya que su abuelo le había inculcado aquello desde muy pequeño, aunque ahora se tomaría la molestia de investigar con más detenimiento las causas benéficas en las que participaría. Con total madurez llego a la casa que les habían otorgado ocupando el cuarto de huéspedes, cumpliría hasta donde su paciencia le permitiera aquel reto pero no estaba dispuesto a compartir la misma cama con la mujer que odiaba. Durante los dos días pasados recordó con suma perfección cada uno de los ejercicios que había aprendido en el grupo de control de ira para no cometer una estupidez, el homicidio era tentador pero no cuando podría ser el principal sospechoso, esperaba que toda la paciencia del mundo lo acompañar por esos días. Especialmente cuando quería demostrarle de alguna forma a Caroline lo maduro y responsable que podía ser en un caso como el que simulaban, quizás ni siquiera eran novios aun, pero el buscar darle la mejor impresión de el en cuanto responsabilidad se trataba,  era lo único que lo mantenía aun dentro de aquel juego.

Se tomo el tiempo de bajar a la estancia, quería alargar lo máximo que le fuera posible el momento en que se volviera a topar con ella, pero no se podía obtener todo en la vida así que respiro profundamente antes de bajar por las escaleras, no tardo mucho en visualizar la silueta tan familiar y odiada al mismo tiempo, volvió a llenar sus pulmones por segunda vez “Tu puedes, tu puedes con esto Kenneth, eres mafioso, fuiste militar, no dejes que una rubia oxigenada sin nada de cerebro te gane la batalla” y con toda la convicción del mundo camino hacia donde la rubia se encontraba – Buenos Días Lorraine – Aquellas palabras salieron con mas dificultaba de las que creyó, la observo por un minuto recordando su discurso interno - ¿Hay algo que necesites o prefieres que prepare algo para comer? – Cuestiono con toda la amabilidad que le fue posible, de ahora en adelante su única misión seria encontrar a la chica cotilla para devolverle el favor.



die a hero or live long
Enough to see yourself become the villain
avatar
Kenneth A. Morgan


◆Mensajes : 92
Fecha de nacimiento : 11/06/1988
Edad : 30
◆Ocupación : Enólogo, Mafioso, Asesino A Sueldo y Profesor de Defensa Personal
◆Humor : Multifacético.
◆Localización : En todas partes y en ninguna.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Please Kill Me: The Uncensored History Of One Tragedy ► Lorraine

Mensaje por Invitado el Miér Abr 02, 2014 8:51 am

Debía de ser una broma, una pesadilla. No podía estar pasando esto y menos con la única persona a la que quería devolverle el pequeño favorcito del parque de diversiones; la diferencia, obviamente, sería que yo lo haría con mis propias manos, muy lentamente y no sabría quien lo golpeo ya que lo haría esa persona estuviera dormida y no lo sentiría, como muestra de mi humanidad… además sabía, y no se podía negar ¡Hacia Boxeo!, que despierta era mucho más fuerte que yo y lo terminaría pagando. Muevo la cabeza con frustración y miedo, estaba segura que existía una cláusula que evitará que se nos matáramos entre nosotros algo de lo que debía estar agradecida pero definitivamente no me ayudaba mucho contra el rubio y la devolución de mi favor.

Este año definitivamente no era el mío. El que me asalten cuando tomaba el café con Klaus, emborracharme en la fiesta de San Valentín, algo de lo que no estaba muy orgullosa, luego el secuestro y para finalizar el… no, no debía pensar en eso o terminaría derrumbándome. Eso me lo había dicho Mason. Tenía que ser fuerte para poder sobrevivir a esto y recordar esa noticia sería muy difícil y no ayudaría a mi cordura, algo de lo que me costó recuperar estas últimas semanas. Golpe tras golpe afectaba a cualquiera, era una humana no un saco de mierda como solía hacerme creer Kenneth cada que cruzábamos camino.

Respiro hondo y remojo mi rostro para limpiar las lágrimas que se me habían escapado, tenía que ser fuerte- eres fuerte, Lorraine. Le daremos una razón para que te odie de verdad- murmuro hacia mí misma alzando la mirada hacia el espejo y sonrió levemente antes de salir hacia la habitación que había escogido. Era una simple y elegante. Cubierta de blanco y con pequeñas flores de un color rosado bebé en una combinación que hacían del ambiente cálido con una iluminación estupenda. De esto tenía que agradecer a la chica Rumour, al menos tenía un corazón…. O eso esperaba. Definitivamente no dormiría en la misma habitación que él, mucho menos en la misma cama ¡Qué el señor me libre! Al menos tendría donde ocultarse por si las dudas o podía ir a visitar a la morocha que había conocido en la mañana cuando había traído mis cosas. Me cambio a un vestido más ligero y unas sandalias antes de ir y recorrer el lugar donde viviría mi pesadilla por un mes.
El lugar que nos habían dado también era una combinación entre elegancia y tradición con mezclas de caoba y piedra que deseaba en mi casa en algún momento que me case con la persona que realmente quiera. La decoración era perfecta para un ambiente familiar. Paso las manos por la superficie del granito de la barra de la cocina. Quitando el hecho de que estaría volviendo a vivir con una persona que la odiaba, esto sería muy divertido y relajante. Tenía días libres con alguna distracción que el estar encerrada en su departamento desde el “regalito”. Camino hacia las alacenas esperando que se encontraran llenas porque realmente tenía hambre y el peso del vientre falso más el sueño ocasionado por la falta del mismo comenzaban a fastidiarme y realmente no quería empezar el día mal.
Alzo la mirada al escucharle entrar y lo miro fijamente curiosa, divertida y muy confundida por su amabilidad, muerdo mi labio para evitar reír. Era tan raro escucharle siendo amable y era mucho más divertido ver como sufría para decir esas palabras. Ruedo los ojos, definitivamente la amabilidad no está en todas las personas y vuelvo a mirar a la cocina. Tenía ganas de estrenarla- Pensaba hacer crepes ¿Quieres?- me encojo de hombros sacando las cosas necesarias para preparar. Primero comida, luego venganza. Ya buscaría la forma de hacerlo, pero no me rebajaría a su nivel de inmadurez.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Please Kill Me: The Uncensored History Of One Tragedy ► Lorraine

Mensaje por Kenneth A. Morgan el Miér Abr 02, 2014 10:00 pm

Definitivamente aquella casa necesitaría un costal de box o todo un gimnasio donde el rubio tuviera la oportunidad de descargar toda la ira, enojo y frustración que la convivencia con Lorraine le provocaran, el ejercicio siempre había ayudado al control de su ira, ahora mas que nunca acudiría a el antes de que sus instintos lograran causar algo de lo que probablemente no se arrepentiría pero que si afectaría su vida en cierto punto. Se acerco lo justo para no quedar tan cerca de la rubia, entre mas distancia hubiera entre ellos dos todo seria mucho mas fácil, mientras recargaba su espalda en una de las esquinas del mesón se dio el tiempo de observar con detenimiento a su ex esposa, quizás en búsqueda de algo que le diera una respuesta, de encontrar aquello que a pesar de estar ebrio habría logrado ver en la modelo para casarse con ella, sin embargo siguió mirando a la persona sin chispa, atractivo o algún indicio que le indicara que valía la pena como mujer. En su vida había convivido con chicas hermosas, no solo físicamente, chicas que no eran quizás hermosas pero tenían inteligencia, porte, elegancia, feminidad pero en Lorraine no lograba ver ninguna de esas cualidades. Mucho menos lograba considerarla como parte de su familia durante su matrimonio cuando no lograba igualar la belleza característica de su madre, con su piel pálida y sus cabellos tan rojos como las brazas del fuego, no, igualar solo para comparación a la rubia con la mujer que había sido su madre era insultarla de la peor manera a su progenitora. Respiro profundamente negando con la cabeza – No..... pero gracias – No la creía capaz, especialmente cuando era una persona tan débil pero tampoco se iba a arriesgar a darle la oportunidad de ser envenenado o probar el sazón tan terrible que podría tener.

Sin nada que hacer ni nada que hablar puesto que no era su prioridad en ese momento fue cuando se arrepintió de haber dejado su arma en casa, en ese momento podría ser su fiel aliada pero nada de eso pasaría - ¿Sabes lo que estas haciendo?... lo pregunto porque debería de hacerlo yo para que puedas descansar – Mintió al verla preparar las crepes, no era un chef profesional pero su abuelo le había enseñado todos los secretos culinarios desde que el rubio era muy pequeño. En definitiva Rumour debía de odiarlo cuando lo había emparejado con Lorraine, al menos tenia la ventaja de quedar a unos cuantos metros de su rubia preferida y de esa forma escabullirse por la ventana de la casa asignada a la que podría considerarse su novia para visitarla y poder observarla con aquel vientre falso que podría hacerla lucir con seguridad extremadamente adorable y sexy. Pero lo anterior solo hacia que la rabia aumentara al recordar que Caroline estaría conviviendo un mes con el chico que la misma mujer frente  a el había contratado para alejarlo de el, confiaba en la rubia, no usaría aquella mala escusa de decir que en el que no confiaba era en Klaus porque el mejor amigo de su hermano le parecía un chico con mucha mas moral que la francesa, sin embargo a pesar de no desearlo, de intentar olvidarlo no podía lograr sacarse de la mente lo fácil que le había sido a Caroline engañarlo una vez, aunque no era engaño cuando no mantenían una relación y aun así no había logrado evitar verlo de esa forma, el recordar que ambos se habían besado en la fiesta de San Valentín no ayudaba, no lo admitiría por completo pero creía que tal vez no seria muy difícil alejarla de el – Debes de estar extasiada de felicidad por el hecho de que Klaus se pareja de Caroline – Comento en voz alta sin desearlo pero no se retracto.



die a hero or live long
Enough to see yourself become the villain
avatar
Kenneth A. Morgan


◆Mensajes : 92
Fecha de nacimiento : 11/06/1988
Edad : 30
◆Ocupación : Enólogo, Mafioso, Asesino A Sueldo y Profesor de Defensa Personal
◆Humor : Multifacético.
◆Localización : En todas partes y en ninguna.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Please Kill Me: The Uncensored History Of One Tragedy ► Lorraine

Mensaje por Invitado el Jue Abr 03, 2014 5:22 pm

Me encojo de hombros, estaba segura que pensaba que intentaría hacer algo con la comida, pero lo que él nunca se tomó el tiempo de conocer en mi es que con la comida jamás se juega. Mis campañas contra la desnutrición no eran simple propaganda, algo para darle el visto bueno a mi imagen. Lo hacía porque siempre me habían enseñado a apreciar lo que tenía en el momento y que había muchas personas que deseaban lo que yo podría estar rechazando. Mi familia nunca fue religiosa pero sabía apreciar las cosas que se ganaban con el sudor y el hecho de que realmente me considerara una anoréxica cuando ni siquiera bajaba de me peso normal, me enojaba mucho. Me había costado que la gente con la que trabajaba entendiera que yo no haría dietas de la luna o del queso, o de no sé qué otra cosa se inventan hoy en día, para que venga un rubio narcisista que cree que todas las personas son unos insectos a decir o insinuar que era una más- a diferencia de lo que crees, mi madre  me enseñó a cocinar y si tú no te diste cuenta, en ese año que convivimos, que a pesar de ser modelo lo último que hago es dieta es problema tuyo pero no soy ninguna inútil- intento formar una sonrisa pero logrando más una mueca que otra cosa de lo molesta que comenzaba a ponerme, algo que realmente no debería suceder. Respiro hondo y termino de hacer los crepes sirviendo un par en un plato aparte y el resto colocándolo en mi plato- si quieres comer, comes… no está envenenado y tu hermano jamás se queja de mi comida cuando va de visita, por si eso sirve de algo. Si no te gusta, puedes ir a vomitarlo. Cada quien con sus gustos ¿no?- me encojo de hombros tomando el frasco de miel y sirviéndome una buena cantidad. Mi madre siempre decía que mi gusto por la miel algún día me daría problemas como algún trillizo o una diabetes, pero yo siempre le respondía que eran patrañas, primero la miel no era mágica y no me daría trillizos y segundo, contrarrestaba el azúcar comiendo limón.
Me acomodo en una de las bancas de la barra y comienzo a comer saboreando el dulce. Era mi paraíso y si eso no podía recuperar mi buen humor de siempre, no sabría que podría funcionar. ¡Cierto! Klaus estaba emparejado ahora con Caroline, realmente no me había acordado- extasiada- finjo una sonrisa mirándote por debajo de mis pestañas antes de rodar los ojos y ponerlos en blanco. Por el contrario a lo que él pueda pensar, no pasaba cada segundo de mi tiempo planeando el siguiente golpe para darle y realmente yo no tenía la culpa de lo que la rubia, intento de actriz, hacia… si no podía ser fiel era asunto de ella, ni Klaus ni yo le poníamos un arma en la cabeza para obligarla y con o sin mi intervención, Klaus es una de las personas más coquetas que he conocido- especialmente después de tu regalo del parque de diversiones… oh, sí… fue muy divertido- murmuro entre dientes. Ese pequeño regalo le costaría muy caro, no me importaba nada más solo vengarme por eso. Sin darme cuenta comienzo a presionar el cuchillo contra mi palma por la frustración y el rencor que estaba aflorando desde mi interior hasta que siento el tirón del corte y el olor metálico de la sangre llenar mi nariz- ¡maldición!- prácticamente pego un salto hacia atrás sorprendida al ver el líquido rojo recorrer mi brazo ¡Maldición! ¡Maldición! ¡Maldición! ¿Esto justo tenía que pasarme en su delante? Camino apresurada hacia el grifo y coloco mi mano bajo un chorro de agua, haciendo presión para intentar cortar el flujo de sangre ¿Qué tan profundo podía ser?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Please Kill Me: The Uncensored History Of One Tragedy ► Lorraine

Mensaje por Kenneth A. Morgan el Jue Abr 03, 2014 8:01 pm

Nada podía resultar  bien si Lorraine se comportaba como la chica hueca que era cuando el rubio mas intentaba portarse amable con ella, por ello con cada minuto que pasaba la idea de ser tan caballeroso como lo era con todas las mujeres se desvanecía en cantidades exorbitantes.  Con parsimonia tomo asiento en uno de los taburetes sin dejar de observar la atroz forma que la rubia tenia para cocinar, bueno ahora podía darse cuenta de quien había heredado la poca inteligencia, quizás por ello la sonrisa no desaparecía de su rostro al darse cuenta de lo incapacitada mental que era Lorraine – Seguramente por que en ese año estaba mas ocupado llevando a modelos de verdad a nuestro hogar para divertirme e intentando ignorarte que percatarme de lo pésima que eres para cocinar, ahora veo por que solo eres una simple modelo de pacotilla y no una modelo de alta costura, vamos que ni siquiera puedes igualarte a alguna de Victoria’s Secret  – Toda idea de ser amable no existía ya en esos momentos, si ella decidida comportarse como la maldita zorra que era, Kenneth no tendría ningún problema en comportarse como el idiota que podía llegar a ser cuando se lo proponía. Agradecía que aquel bebé solo era ficticio, nadie, absolutamente nadie podía tener la desgracia de correr con la suerte para ser hijo de una persona tan estúpida como la rubia - ¿De que serviría los probara para después vomitar?, ese es tu estilo no el mío además Lucian es de los que se conforman con poco –  Internamente estaba sumamente divertido al ver las emociones de enojo que indudablemente se reflejaban en el rostro de la rubia, quizás esta experiencia seria mucho mas divertida de lo que había imaginado.

Sonrió desairadamente al escuchar su respuesta, ahora que había dejado esa fachada de amabilidad detrás, por fin podía sentirse el mismo y recordar que nada de lo que hiciera Lorraine en su contra podría servir de algo, después de todo no existía alguien que podría ser su igual y ser algún tipo de competencia para el – Esperemos que sigas extasiada para decirle a tu madre lo horrible que cocinan ambas – Estaba cayendo muy bajo al meterse con una persona que no tenia nada que ver en el tema de ellos dos, pero bien decía su abuelo que a veces para ganar se debía de rebajar al mismo nivel que su contrincante, por ello estaba rebajándose al nivel de su ex esposa. No pudo evitar sorprenderse por aquellas palabras, el ingles no había planeado nada para la francesa, no a excepción de miles de maneras de asesinarla una y otra vez pero solo en su mente – No se de que demonios estas hablando, especialmente cuando jamás haría algo divertido para ti – Vaya que la chica aun estaba perdidamente enamorada de el al pensar que podría tener una clase de detalle para con ella. Sin prestar demasiada atención a lo dicho por Lorraine se coloco de pie para tomar un vaso de agua, lo que ocasiono que casi escupiera el agua que se encontraba en su boca al ver la torpe manera en la que por si sola se había hecho daño, en definitiva esto seria divertido. Miles de pensamientos comenzaron a inundar su mente, seria una gran oportunidad que la chica muriera desangrada, es posible que estuviera rezando internamente para que la rubia hubiera afectado su vena basílica y de esa forma conseguir lo que tanto había deseado, no ganaría el reto pero si una satisfacción mucho mayor que duraría mas de un mes, al final lo que menos le importaba era ganar, no cuando tendría que hacerse cargo del hijo de la modelo.  Qué importaba si la madre se había hecho daño, el feto estaba en importantes condiciones y eso era lo primordial, ¿Cierto?. Podría alegar esa conclusión si llegaba a perder algún tipo de puntos, la vida de su hijo era primordial a la  de la madre, tenia todo tan bien planeado que ahora esperaba que además de la vena basílica la arteria radial y ulnar también se hubieran afectado, era medico, o al menos se había quedado a unos cuantos meses de recibirse en medicina no necesitaba demasiado para saturar porque con un simple cabello seria suficiente para hacerlo en caso de no existir botiquín de primeros auxilios pero claramente no tenia ni la menor intención de auxiliar a Lorraine. Camino hacia ella para tratar de ayudarla, o eso fingió antes de aventar sobre el lavabo una servilleta de tela – Lo que menos necesitamos es que la cocina se manche, cada quien limpia su desastre ¿Recuerdas? – Agrego con una sonrisa ladina antes de volverse alejar para caminar hacia la salida tomando su chaqueta – En fin iré a buscar una modelo con la cual divertirme para recordar viejos tiempos, cuida bien del pequeño, no quiero que salga tan dañado como tu.



die a hero or live long
Enough to see yourself become the villain
avatar
Kenneth A. Morgan


◆Mensajes : 92
Fecha de nacimiento : 11/06/1988
Edad : 30
◆Ocupación : Enólogo, Mafioso, Asesino A Sueldo y Profesor de Defensa Personal
◆Humor : Multifacético.
◆Localización : En todas partes y en ninguna.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Please Kill Me: The Uncensored History Of One Tragedy ► Lorraine

Mensaje por Invitado el Mar Abr 08, 2014 10:01 am

Había escuchado todo atento tratando de controlarme, respirando hondo. No sabía porque todos intentan compararme con ellas, realmente no tiene sentido ya que no pretendía ser una de ellas. Mi trabajo me gustaba, es por eso que lo hacía no porque tenga la necesidad de dinero. Tenía millones que podrían hacer vivir tranquilamente a los bisnietos de mis hijos pero esos detalles probablemente no le interesarían y lo único que haría sería que el rubio se burle de mí pero no le seguiría el juego. Había asistido a muchas meditaciones para poder mantener la paciencia y no terminar con mis manos en su cuello aunque eso no sirva de nada. Ruedo y pongo los ojos en blanco frustrada ¿me acababa de llamar bulímica? Es que él no encontraba otra forma de insultar. Muerdo mi labio para evitar reír pero no pude controlar la sonrisa que se formó en mis labios- claro, porque ahora soy bulímica- me encojo de hombros volviendo a comer un poco de mis crepes. Al parecer tendría que botar los otros ya que se habían contaminado por el simple hecho de que eran para él.

¿Es que nada le contentaba? Todo lo que tenía que ver conmigo le enojaba y lo soltaba con que era falso y que tenía otras intenciones y ahora de que al parecer mi madre y yo cocinábamos mal. Frunzo el ceño- con mi madre no, Morgan. Sigue metiéndote conmigo, con mi trabajo o con lo que tu maldita mente infantil te permita. Pero con mis padres no te lo voy a permitir- murmuro con las manos hechas puños, haciéndome daño en las palmas con las uñas. Conocía perfectamente a mi madre y sabía que no importaba lo cretino que podría ser este hombre diría que era mi obligación cambiarlo para bien y que comenzara a valorar las cosas ¡Al infierno con eso! Primero que mi trabajo ya no lo era, era de la rubia de su novia y segundo que ni el mismo cristo podría transformar a un ser como él.

Limpio la sangre de mi mano escuchando lo que dice y mordiendo mi labio con fuerza mientras recogía todo y me ponía a limpiar lo que había ensuciado- ¡Maldito estúpido! ¡Mandaste a que me secuestraran en el puto parque de diversiones! El decir que era divertido era sarcasmo, idiota- le tiro un plato sin importarme si le daba o no ya que era lo único que tenía a la mano perdiendo toda la paciencia que tenía cuando había fingido totalmente el hecho de que no sabía de qué estaba hablando. Era un maldito cretino creyendo que dejaría pasar eso. Muevo la cabeza pasando mis manos por mis cabellos con frustración. Estaba segura que mi herida se había vuelto a abrir y estaba  manchando mi cabello pero en ese momento no me interesaba, estaba cansada y le diría todo en su maldita cara- ¡eres un desagradecido! ¡No sé por qué me esfuerzo estoy intentando con toda mi voluntad, aquí, que nos llevemos bien o que por lo menos seamos civiles y lo único que haces tú es atacarme! ¡Todo el tiempo y ya estoy harta! no puedo seguir más con esto, soy un ser humano y merezco que me trates con el debido respeto y… y… y deberías dejar de ser tan malo conmigo cuando realmente ni siquiera me conoces - se lo había repetido millones de veces pero al parecer le entraba por un odio y le salía por el otro. Cierro los ojos para evitar volver a llorar. El rubio hacia que el llorar esté a pedido de día y no podía evitarlo, algo que realmente me enojaba ya que no era de las personas que se la pasaban llorando. Pero mi paciencia comenzaba a agotarse- y ¿sabes qué? No te puedes ir a “buscar modelos”- agrego haciendo comillas con mis dedos- ya que la idea de todo esto es hacer caridad pero lamentablemente no se dieron cuenta que tú eres incapaz de eso…- me doy la vuelta caminando hacia las habitaciones antes de detenerme y girar levemente- anda, vete y busca a tu novia a ver qué pensará sobre tratar mal a tu falsa esposa embarazada y déjame en paz por el resto de lo que dure esta tortura-  agrego un poco más tranquila volviendo a hacia mi habitación y cerrando la puerta con un golpe enojada.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Please Kill Me: The Uncensored History Of One Tragedy ► Lorraine

Mensaje por Kenneth A. Morgan el Vie Abr 11, 2014 7:32 pm

Aun no lograba entender como personas tan corrientes como Lorraine podían llegar a triunfar en la vida, para el rubio era como si las personas veneraran la mediocridad, o probablemente deseaban identificar a esas personas que no valían la pena, observando sus errores día a día para recordarse a sí mismos no caer tan bajo como ellos, seguramente esa era la razón por la que personas tan insignificantes como su ex esposa tenían algún tipo de reconocimiento. Porque la rubia no solo era algún tipo de desperdicio humano, también carecía de inteligencia y sentido de vida, menos mal que todo contacto con ella había sido roto hace tiempo, solo podía compadecer a su hermano por no abrir los ojos y seguir siendo amigo de alguien tan poco interesante –Espera me retracto – Coloco su mano en su pecho en forma dramática solo para molestar aún más – Si tuvieras algún tipo de desorden alimenticio por lo menos tendrías un cuerpo que admirar, tienes razón ahora puedo entender por qué debía de llenar nuestra despensa constantemente – Y es que para el inglés Lorraine no contaba con un cuerpo digno de poner a volar su imaginación, tal parecía que la francesa no tenía nada que podría llamar la atención del rubio, nada de belleza, nada de inteligencia, nada sexy, nada carismática, nada agradable, ¿Cómo demonios se había casado con ella?, en ocasiones solía pensar que algún tipo de droga había sido vertida en su bebida para aceptar dicho suicidio especialmente con semejante criatura tan aburrida y común.

No pudo evitar reír con fuerzas, vaya que Lorraine podía hacer de bufón cuando se lo proponía, ojala tuviera la mínima decencia de tener ese buen humor todo el tiempo – Claro, no soy a quien apodan Lulu, no soy quien busca pelea en twitter para después desertar o quien pide ayuda ridículamente por la pareja que me Rumour ha elegido para mí,  mucho menos el que se comporta hambriento de atención y al parecer no soy inmaduro pero según tu nada brillante cerebro soy yo el inmaduro e infantil, algo está mal con tu percepción de las cosas – Siguió riendo sin detenerse, pero que sentimental resultaba ser la modelo, en ocasiones se decía ser toda una perra pero no era ni siquiera lo suficientemente fuerte para soportar un juego de palabras, con cada minuto que pasaba Kenneth sentía mucho más lastima y vergüenza ajena por ella – Por supuesto porque necesito tu autorización para hacer algo, el día que eso suceda Lorraine créeme que yo mismo termino con mi vida – El día que el rubio diera algo de importancia a la vida de su ex esposa, ese día seria su final.

Esquivo el plato que Lorraine había usado como bazuca, riendo sin poder evitarlo – El mundo se va a terminar, la Madre Teresa de Calcuta diciendo groserías, eso es digno de presenciar – Agrego con sarcasmo antes de rodar los ojos ante la conducta infantil  de la rubia – Vamos Lorraine ¿De dónde sacas tanta estupidez?, en efecto te deseo tres metros bajo tierra pero no tan pronto, quiero ver hasta dónde llega tu patética vida, además esas son acusaciones fuertes que un pobre e inocente chico como yo no puede seguir escuchando, al menos que desees que nuestros abogados hablen por falsas acusaciones – En ningún momento perdió su compostura, había sido acusado tantas veces de cometer un delito, aunque era la primera vez que su inocencia relucía, esta chica era bastante divertida y loca si se detenía a pensarlo – Lorraine, Lorraine, siempre tratando de ser la víctima, comienzo a pensar que en verdad te gusta ser maltratada – Dijo con ironía antes de dar unos pasos en retroceso para volver al mismo lugar que ella – Es extraño que digas eso cuando yo comencé con toda la disposición del mundo para ser amable y tu como siempre fuiste la maldita perra egoísta que eres, quizás te de una pista del porque no tengo ni el más mínimo interés en conocerte – Se deshizo se su chaqueta puesto que salir ahora a divertirse no era tan atractivo si en su mente iba a aparecer Lorraine solo por el hecho de que buscaría la forma de hacerla tan miserable como ella le hacia la vida a él, solo con el simple hecho de existir – Se lo que es ser caritativo, la diferencia es que puedo hacerlo y divertirme, al menos no planeo pasar tiempo contigo hasta el grado que me lleves al suicidio, ¿En serio como es que tus padres pueden vivir con el hecho de tener una hija tan miserable como tú? – Quien podría haber hecho algo tan malo en la vida para merecer como castigo ser los padres de Lorraine, ese era un castigo bastante frustrante y cruel.

La observo subir las escaleras, quizás lo correcto habría sido irse en ese momento pero el recuerdo de Carol, quien pudo haber sido su novia y esposa de no ser por las idioteces de la rubia hizo que el enojo contenido apareciera de nuevo por ello subió las escaleras hasta la habitación que ocuparía la francesa, romper la puerta podría ser muy dramático pero no le importó, era la única forma en la que obtendría acceso para poder dejar en claro las cosas. Con una fuerte patada destrozo la puerta entrando en la privacidad de Lorraine sin disculparse – Para que quede claro no es mi novia y quizás jamás lo será, ya puedes dejar de molestarla – Agrego mientras se acercaba a ella con la ira latente en su interior, sin ningún tipo de amabilidad la tomo del cuello hasta lograr que su espalda topara con la pared – Querida Lorraine, si quisiera torturarte lo haría yo mismo, quizás me arriesgaría a ensuciar mis manos con tu asquerosa sangre pero no me importaría si lograra librarme de una basura como tú – Agrego antes de azotarla una vez contra la pared para liberarla del amarre de su diestra, ante de llegar más lejos dio media vuelta y se dirigió su habitación.



die a hero or live long
Enough to see yourself become the villain
avatar
Kenneth A. Morgan


◆Mensajes : 92
Fecha de nacimiento : 11/06/1988
Edad : 30
◆Ocupación : Enólogo, Mafioso, Asesino A Sueldo y Profesor de Defensa Personal
◆Humor : Multifacético.
◆Localización : En todas partes y en ninguna.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Please Kill Me: The Uncensored History Of One Tragedy ► Lorraine

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.