Parenting is the hardest job —David.

Ir abajo

Parenting is the hardest job —David.

Mensaje por Invitado el Miér Abr 02, 2014 1:07 pm

No. Una sílaba, dos letras y algo absoluto. No, en español. No, en inglés. Nej en sueco. Ie, en japonés. Non en francés.

No y no podía ser que esto le estuviese pasando a ella. Rumour había sido simpática y todo eso con su fiesta de tarjetas y besos pero ¿esto? Esto era un abuso. ¿Se le ocurriría a Rumour que lo que ella necesitaba era tiempo para terminar una investigación? Audra definitivamente no tenía tiempo para jugar a la mamá y el papá. No, nada de eso. Debía cazar a los criminales más peligrosos y difíciles de atrapar de Nueva York.

Pero Dinah Law era una chica de la high society, y participaba de esta clase de cosas. Eventos de beneficencia, obras de caridad. Diablos. Audra un secreto bien guardado, un nombre que no debía salir a la luz y, por lo mismo, debería suspender su misión por todo un mes por culpa de todo esto. Pero no podía, no debía. Pausar su misión un mes significaba treinta y un oportunidades desperdiciadas y tiradas por la borda. Significaba estar treinta y un días más lejos de volver a la calma, treinta y un día más lejos de su meta. De su venganza.

Inhaló profundamente y exhaló con lentitud, mientras giraba la manilla al departamento que compartiría con quien fuera iba a convivir por un mes, jugando a las muñecas. Ingresó con su cabello aún húmedo de haberlo lavado, y ropas cómodas. Aunque de diseñador, su blusa holgada era perfecta para un momento tenso de convivir con alguien que no conoces, y sus jeans eran una talla más grande, por lo que eran mucho más cómodos.

¿Hola? ¿Hay alguien aquí? —Preguntó mientras revisaba el departamento con estudiados movimientos policiales. Hay algunas costumbres difíciles de dejar. Revisó la sala de estar y el comedor, y nada. No quería ingresar a ninguna habitación de improviso, así que decidió sentarse en el sofá y esperar a que el desconocido padre su “hijo” se hiciese presente.

Tomó un libro y leyó las primeras veinte páginas de la doctrina del shock. Luego sintió los párpados pesados. Miró a un lado, buscando la concentración para ponerse en pie y seguir funcionando, pero estaba realmente agotada. Jamás descansaba, pasaba las veinticuatro horas del día alerta. Un repiqueteo en la ventana, el chirrido de una bisagra. Cualquier sonido podía ser sinónimo de peligro. Por eso no puedo ser una madre. Expondría una criatura inocente a una vida donde la muerte te sigue más de cerca de lo que lo haría normalmente.

Sus ojos se posaron en el cojín que daría la ilusión de que ella estaba embarazada. Oh, Kelly, ¿te habría fallado yo también, de haber sido mamá? Le preguntó a la distante memoria de su hermana. Kelly, hermanita, ¿seré yo una madre tan mala como esa mujer? “Esa mujer” era, evidentemente, su madre. Y esa mujer fue el último rostro que imaginó mientras el sueño la tomaba en brazos, para llevársela finalmente.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Parenting is the hardest job —David.

Mensaje por Invitado el Jue Abr 03, 2014 8:49 am

Un acto benéfico. ¿Como no iban a apuntarse David y Gillian Van Hurton? Él era uno de los filántropos más conocidos de la ciudad y su esposa dirigía la empresa ecologista con más éxito de la ciudad, y probablemente del país. Pero, seguramente al igual que el resto de los que se anotaron, ni por asomo imaginaron que sería una de las bromas y estratagemas de Rumor. Ahora se trataba de un jueguito sobre una pareja embarazada que después tendría que cuidar a un muñeco como si fuer aun niño. A pesar de los años que llevaban casado ninguno de los dos se había planteado ser padre hasta el momento. Puesto que no tendrían tiempo para el niño y eso de tener hijos y que los cuidara una niñera no era lo que querían. Aunque no los pusieron juntos, claro que no. Cada uno fue destinado a un apartamento distinto, lo cual iba ha hacer aun más extraña la situación. No le habría importado hacerlo con Gillian. A fin de cuentas llevaban años viviendo juntos. Pero con alguien desconocido... Una cosa era un polvo o un lío pasajero y otra muy distinta era convivir. El juego de Rumor le iba a salir caro a David.

David había salido un poco después que su esposa de casa, puesto que había tenido que avisar sobre las fiestas que no podría preparar. Y una de ellas a las que no podía acudir. Era afortunado de que su trabajo era a largo plazo y podía cancelar con tiempo de que sus clientes encontraran a otro organizador, no sería lo mismo claro pero al menos no los dejaría totalmente tirados en el último momento.

Cuando cruzó la puerta del que sería su apartamento por un mes usando sus nuevas llaves miró a todos lados. No estaba mal. Aunque tenía poco que ver con el apartamento que compartía en Manhattan con su esposa. -¿Hola?- Preguntó comenzando a recorrer el lugar. Pero cuando llegó al salón se abstuvo de hablar en alto. Había una chica recostada en el sofá y dormida. Probablemente la madre de su no-hijo. Su maleta no era la única que se encontraba allí, si no también la de la chica. No me sonaba en absoluto, pero era de esperar Nueva York es una ciudad demasiado grande. Para que mentir, teniendo en cuenta la cantidad de gente que acude a las fiestas y eventos que organizo se me hace bastante difícil recordar cada una de las caras. Pasé una mano delante de su cara y carraspeé para no asustarla pero que despertara.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Parenting is the hardest job —David.

Mensaje por Invitado el Jue Abr 03, 2014 10:32 am

Caminaba por los pasillos de un hospital frío lleno de camillas por todos lados, definitivamente atiborrado. Primero veía el color desaparecer de su hermana Kelly, y cuando se inclinaba para abrazar su gélido cuerpo, el rostro en la camilla no era el de Kelly, sino el de Ian. Audra quiso gritar, casi consciente de que se trataba de una pesadilla.

Decir que Dinah casi sufrió un infarto cuando fue despertada por el extraño con quien debería convivir, sería poco. Casi saltó del sofá, y en sus reflejos felinos intentó buscar un arma que no se hallaba allí. Por supuesto que no la traigo encima, se reprendió. En este minuto soy una chica de la clase alta en medio de una obra caritativa, no una agente encubierta buscando destruir a los empresarios que forman parte de las mafias más grandes de Nueva York.

Enfocó la vista en el tío frente a él y sus neuronas suspiraron de alivio. Era un rostro que ya “conocía”. Recordaba el archivo… Van Hurton, nada en contra de él, era inofensivo. Al menos no tendría que convivir con el enemigo. Sonrió con perfecto desconcierto y un poco de vergüenza, aunque no sentía en absoluto la segunda. Sí tenía ganas de colgarse por haberse quedado dormida. ¿Qué clase de detective era si no era capaz de montar guardia? Se daba pena.

Hola —dijo finalmente, el corazón en mano. —Perdona, estaba agotadísima, no me di cuenta que me estaba quedando dormida.

Una sonrisa refulgente, las mejillas rojas, la mirada perdida hacia el suelo. Y una perfecta actuación. Siempre era libre de ser quien era dentro de las cuatro paredes de su hogar pero, al menos por un mes, tendría que actuar las veinticuatro horas del día y la sola expectativa le ponía los nervios de punta. Sería casi imposible no cometer error alguno, pero ya qué. Tendría que ser una actriz casi imposible, no le quedaba de otra.

Soy Dinah Law. —Miente, con todos los dientes, antes de acomodarse en el sofá en una postura más apropiada. —Un placer. —Aunque no, no realmente. Había una larga lista de personas con la que preferiría estar encerrada un mes completo. Incluso Mason, a quien odiaba, era una alternativa más segura, pues le conocía. El estar con un completo extraño era peor. Al menos sabía que era inofensivo para ella.

Es un poco extraño, ¿no? —Se atrevió a comentar. —Todo esto de tener que convivir y jugar a las muñecas, digo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Parenting is the hardest job —David.

Mensaje por Invitado el Miér Abr 09, 2014 3:05 am

David sonrió amable y sacudió la cabeza negando con esta. -Hola- Siguió sonriendo. -No te preocupes. La vida de Nueva York es estresante.- Confirmó el castaño pretendiendo ser agradable. Ella tampoco parecía conocerlo, así que era agradable eso de empezar de cero. Ninguno de los dos tenía una mala impresión del otro ni nada parecido. Cuando vas a convivir con una persona por un tiempo, aunque sea un simple juego, eso ayuda bastante. Cuantos menos malos rollos mucho mejor.

-Un placer, Dinah. Yo soy David Van Hurton.- Se presentó del mismo modo. Ella también parecía bastante agradable. Prometía ser una buena compañera de piso, de juego o lo que fuera aquello en lo que Rumor al parecer pretendía volverlos locos. ¿Quien era capaz de cuidar de un muñeco como si fuera su hijo? Seamos claros, la mayoría de las personas de la clase alta de Nueva York tienen al menos una empleada que cuida de sus hijos. Aunque también deberíamos tener en cuenta que aquí no hay trabajo ni eventos sociales que te impidan estar con tu hijo. Eso es un punto a favor, ¿no? No, seguro que no. 24 horas siendo padres por un mes. Definitivamente Rumor buscaba que de allí fueran directamente a un manicomio. Por supuesto.

-Si, bastante. - Admitió ante la afirmación de la chica. -Yo no me pierdo ni un evento de caridad. Por eso me anoté. Igual que mi esposa. Pero de haber sabido que era una broma de Rumor... En fin.- Sacudió la cabeza y rió con un deje divertido. -No tengo contacto directo con niños desde que mi hermana pequeña lo era. Y ya tiene 19 años.- No contaba en absoluto algunos conocidos que tenían hijos y demás. A esos niños a penas los veía una vez al mes a lo sumo. Y aunque tendrían que tratar con muñecos, debían fingir que eran bebes de verdad. Lo cual bien mirado era casi más difícil aun.

-¿Y tu?- Preguntó con curiosidad. -¿Tienes hijos o familiares pequeños?- El castaño no era muy bueno para eso de adivinar edades, pero consideró que debía tener más o menos su edad. Podría tener un hijo de tres o cuatro años sin que se considerase que lo había tenido muy pronto. ¿Estaría casada? Realmente no parecía la clase de persona que cuenta demasiado sobre su vida a desconocidos. Pero David consideraba que ese era el primer paso para conocer a alguien.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Parenting is the hardest job —David.

Mensaje por Invitado el Miér Abr 09, 2014 8:11 am

La vida en Nueva York es estresante. Y sí que lo era. Aunque Audra no veía tanto estrés en sus fiestas ni en sus vidas de chalet, mucho menos en sus compañías donde, si se estresaban, era por ganar más y más dinero. A saber. Encontraba su vida en Nueva York estresante, el tener que fingir todo el día, usar una máscara con el resto, verse obligada a actuar un papel ahora incluso en sueños. Era terrible. David confirmó lo que ella sabía. Él era uno de los archivos que había clasificado como inofensivos. No sabía nada más que su nombre. No tenía nada que ofrecer a su investigación, así que se había olvidado completamente de la información que tenía sobre él. ¿Personalidad? ¿Reputación? No tenía idea, y supuso que al menos por una vez podría conocer a alguien de cero y hacerse una opinión propia de él. Aunque, a decir verdad, ya estaba acostumbrada a basarse en papeles para actuar. Improvisar sería otro dolor de cabeza más.

Supuso que no sacaba nada por continuar preocupándose de aquello. Tendría que pasar todo el mes con David y punto. Se preguntaba cuál era el objetivo de Rumour en todo aquello. David era casado, ¿por qué no ponerlo con su esposa? Y, ¿por qué no darme a mí la oportunidad de convivir con alguien a quien pudiese sacarle información valiosa? Todo era un desastre.

Los asesores de imagen de mi compañía siempre me han aconsejado participar de cuanta acción caritativa se presente y, en realidad, me agradan mucho dichos eventos, pero tengo una compañía multinacional que dirigir, y ausentarme un mes es un lujo que no me puedo dar. —Suspiró. —Pero al mal tiempo buena cara. —Utilizó el refrán para establecer su actitud frente a dicha situación.

La pregunta de David le hizo recordar a su hermana Kelly, sus ojos vivaces y su sonrisa fácil. Dime, Kelly, ¿existe el cielo? Audra no había compartido con niños pequeños desde entonces. Siempre los rehuía, el fantasma de su hermana asomándose detrás de cada sonrisa de asombro que los niños no parecen capaces de perder.

No. —Respondió amablemente, aunque imaginó que debería dar una respuesta más detallada. —Fui hija única y, desde que dejé la secundaria, no he compartido con niños pequeños. —Sonrió. —Y no te preocupes por novios celosos o esposos que vengan a reclamarte por todo esto. —Le afirmó. —Soy soltera. —Tenían que conversar, era la única forma de poder decidir de si aquél mes sería interesante o, por el contrario, una tortura. —¿Y tú? ¿Tienes una novia o algo? —Ya conocía la respuesta, pero Audra, la detective, la conocía. Dinah, la hija de un recientemente fallecido multimillonario, no lo conocía para nada.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Parenting is the hardest job —David.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.